¿BLANCO O NEGRO? Las raíces de la violencia ideológica

ciegos

Desde hace algún tiempo vengo reflexionando sobre  la forma en que las personas adquirimos –y, en consecuencia, practicamos- nuestras creencias. Mi motivación para hacerlo ha sido inevitablemente personal: como cristiano evangélico siempre me he visto en la necesidad de dar cuenta de mi fe a un mundo en el que esta no es compartida por todos y en el que ella no es más que una opción de vida entre muchas otras. Sin embargo, con el transcurrir de los años mi preocupación se ha vuelto cada vez más colectiva debido al problema de la violencia. En una sociedad tan diversa, las creencias no permanecen estáticas, sino que encarnan pretensiones de verdad, poder, estatus, hegemonía o reconocimiento. Más aún, estas suelen traducirse en prácticas que chocan entre sí, muchas veces con violencia. Pienso que vivimos en un mundo violentamente ideológico y llamo aquí violencia ideológica a toda forma de agresión originada por el sentimiento de aversión a maneras distintas de pensar.

Sigue leyendo